http://ferliteraria.blogspot.com.es/

Translate

martes, 25 de febrero de 2014

MI TÍO, EL CABALLISTA

                 


                                MI TÍO, EL CABALLISTA                                 Cristóbal Encinas Sánchez

     Mi tío Ricardo lo sabía hacer todo. Trabajaba en el campo, pero lo que a él le gustaba era el trato directo con la madera. Empezó a dar solfeo cuando tenía doce años. Al llegar la guerra, tuvo que dejar la escuela. Y todo se echó a perder, porque también murió su padre. Entonces se encargó del mantenimiento de su familia.

Comenzó a trabajar de sol a sol. Como no ganaba lo suficiente, con dieciséis años determinó irse a Francia, a la cría de caballos. En sus ratos de asueto, talaba los frondosos pinos de la finca. Sus potentes percherones le ayudaron, incansables, en el arrastre de la madera que, después de secar y almacenar, vendía con profusión.

Tras veinte años, regresó al pueblo con una fortuna considerable. Había decidido montar una empresa familiar de fabricación de guitarras y violines, con un  lutier amigo que conoció en el país vecino.

viernes, 14 de febrero de 2014

PALABRAS INSINCERAS

                      PALABRAS INSINCERAS (por San Valentín)                                           Cristóbal Encinas Sánchez

Las palabras tuyas son como espinas                                                   que en mi pecho clavas, penetrando                                                       mi corazón que sufre y va oscilando                                                      día y noche, perdido entre neblinas.

No eres capaz de estar callada un poco;                                                 tu boca escupe y tuerce los conceptos;                                                   de tus labios, puedo decir que son ineptos,                                         sintiéndome aturdido como un loco.

Si remonto al origen de tus besos,                                                           sé que eso lo dices en un momento                                                       de ira; solo quieres que me encienda.   
                                                                                                                  Si me dejé llevar por tus excesos,                                                        que fueron fragorosos, y no miento,                                                   también por ellos tuve más tu hacienda.
Y no tengo propósito de enmienda.  

UN DÍA DE ACEITUNAS

                                     UN DÍA DE ACEITUNAS                                       Cristóbal Encinas Sánchez

Ha comenzado la recolecta de la aceituna. Son las siete de la mañana y no hay claridad. La gente comienza a levantarse y a deambular por la calle, prepara sus comidas y arregla a sus animales. A las ocho hay que estar dispuesto para encaminarse al trabajo.
Son las nueve y los aceituneros ya están en los tajos, esperando a que el manijero dé la orden para empezar la tarea.                                   Allí, a la entrada de la finca, se ve un grupo de cuatro o cinco hombres que llevan grandes lienzos, o mantas. Los extienden, cuidadosamente, en la base de un olivo. Echarán sobre ellos el fruto, golpeando con sus varas, festiva e insistentemente. Los que portan las más largas, van por abajo buscando todos los alrededores. Los que van por arriba, usan las piquetas, que son más cortas. Suelen subirse los jóvenes, porque hay que trepar y estar muy ágiles para llegar hasta los mismos copos, y rápido. Hay un tercer vareador, que con una vara entrecorta va espulgando por la parte interior del olivo. Entre todos van calado las ramas, buscando las aceitunas donde estén, y procurando no dar de frente porque salen como proyectiles y te pueden dar en un ojo.             Hay que referir que tienen una perfecta compenetración y un entendimiento que les lleva a realizar un trabajo limpio en un tiempo récord, aceptable, y dejando la mínima cantidad de fruto en el árbol. Eso le da brillo al grupo. 
Allá están las mujeres con sus esportillos, agachadas, sufridas. Recogen las aceitunas que reposan en el suelo. Son las que cayeron antes de madurar, debido al viento o a la sequedad. A veces, están muy clavadas en la tierra, cuando caen heladas y no se pueden sacar, hasta que el sol da con fuerza. De todas formas usan unos dedales para el dedo índice, hechos de una bellota. Sin entretenerse, van recogiendo, una a una, las soladas hasta que llenan sus esportillas. Después vendrá un muchacho con un saco para vaciarlas y las llevará hasta la criba. Allí se van juntando  los sacos recolectados para quitarles las piedras, hojas y tallos. Ya limpias, se cargan en carros, o en mulos y burros para llevarlas al molino, cuando la distancia es pequeña. Entonces es cuando nos acercamos a las prensas donde se ha estirado la masa, producto de la molturación, sobre los capachos y vemos gotear el verde aceite de oliva, tan estimado y tan fundamental en nuestra alimentación.

El mayor disfrute llega con el almuerzo, cuando se abren las capachas o las talegas y se sacan las morcillas, los chorizos, torreznos, ensaladas y tortillas. Para el postre, nueces, granadas, higos y naranjas, todo un delicioso y apetitoso manjar. Es el momento en que se les da suelta a los  chascarrillos e historias antiguas, al lado de la lumbre que reconforta y libera fuerzas, entonando el cuerpo para poder echar bien la tarde.
Al terminar la jornada, cuando ya se está muy cansado de dar palos y de estar tirados al suelo, el manijero da la voz que todos ansían oír, y se disponen a recogerlo todo, con alegría. La jornada ha sido dura. Ahora a descansar. Pero aún hay que volver al pueblo, y la mayoría de las veces, caminando; habrá que hacer la compra, preparar la comida, lavar la ropa y tenderla. Algunos tendrán que arreglar a los animales domésticos o subir por agua a la fuente. Así culminará otro rutinario día.

Una de las cosas buenas que tiene la recogida de la aceituna es que los jóvenes pueden estar próximos a la chica que les gusta, y tendrán múltiples ocasiones para mirarse, demostrarse su interés y su entrega. Y hay muchas posibilidades de elección.
Por San Valentín no lloverá este año y será un día especial. Así, con tanto entusiasmo, ¿a quién no le gustaría trabajar hasta tres meses en la recogida de las morenitas? 

miércoles, 12 de febrero de 2014

SONETO (IMPERFECTO) AL VIENTO

SONETO (imperfecto) AL VIENTO                                                          Cristóbal Encinas Sánchez

En la noche ventosa siento el frío                                                          que te hiere y te raja como un sable                                                         en la profunda sima que te abre;                                                      solo en la paz encuentro el desvarío.

Me asomo buscando el precipicio                                                             y el mar se queda limpio e inundado                                                       del sol que brilla y yo me encuentro helado:                                       estoy como un carámbano, un suplicio.

Desprotegido ya de mi calor                                                               desahuciado de mi cuerpo, recoge                                                         el clamor del aire en su aposento                                                         pidiéndole clemencia al padre sol,                                                       sabiendo que la vida se me encoge,                                                     naufraga a la deriva y quedo yerto.

viernes, 7 de febrero de 2014

A MI LAVADORA

A MI LAVADORA                                                                                    
 Cristóbal Encinas Sánchez

Le ha salido atrás a este portento
un claro viso de moho en su cornisa;
tal vez, me supongo, sea la brisa
que transportó semillas de otro tiempo.

Saludarán al mar los alegres torbellinos,
después de saltar con bravo empeño
por oscuras cascadas y pendientes,  
y le dejarán inmersas las fehacientes 
esencias de mi ya sudada ropa,
en íntimo trotar en un tambor,
donde toda centrifuga y después posa.
La constancia de lavar a borbotones
saca la mugre en los tejidos incrustada,
de todos los rincones,
con ímpetu rotatorio que no acaba 
hasta que al final consigue mi deseo.

¡Maquinita, prenda mía!,
compréndeme que aún más te quiera
porque me hago más vieja, cada día; 
que tras el crudo invierno,
te valoro más 
por tu trabajo presto.

Ondean al sol con ilusiones 
mis sábanas blancas, entre los albores.
En las cuerdas cuelgo mis manteles beiges
y pañuelos de labores,
mis camisas estampadas y jerséis, 
mis blusas de colores;
faldas, pantis, pantalones, slips,
braguitas y corsés, o bien sostenes,                                                         -como quiera usted decir-
que están como la nieve.

Si por ti no fuera,
un cerro de ropa me comiera.
No tengas, por ello, una avería 
pues sabes que sufro
si pienso que esa es tu agonía.
Y cada día soy feliz, 
sabiendo que tu ocupación
es prestarme un servicio                                                                     con devoción
y tratar a mi ropa con sacrificio. 

Bueno, y después de secarse,
ya es cosa mía,
es mi obligación:
me pondré a plancharla con alegría, 
más, si cabe, con satisfacción
¡Descansa ahora, pues, tranquila!